Visita a la Base Aérea de Morón de la Frontera

El pasado día 19 de febrero realizamos la visita a la base aérea de Morón de la Frontera. Visita largamente esperada las últimas semanas desde su anuncio a todos los socios.

El viaje transcurrió sin mayor novedad, llegando a la base sobre las diez menos cuarto de la mañana. Una vez allí fuimos recibidos por algunos cargos de administración de la base, los cuales nos llevaron al edificio del Ala 11, edificio donde se hallan entre otras cosas, los simuladores de entrenamiento de los Eurofighters, así como múltiples aulas de formación tanto para los pilotos como para el personal de mecánicos.

En el salón de actos nos mostraron algunas de las labores de las unidades allí estacionadas, así como su historia o futuras misiones como la de ejercer de policía aérea en los países Bálticos.

En otra sala encontramos dos esferas gigantes, los simuladores, los cuales no pudimos llegar a ver debido a que están siendo actualizados, no obstante, nos hacemos una idea de la magnitud de estos al ver medio simulador que se haya en una sala adyacente.

A continuación, volvemos al autobús para ir al banco de pruebas de motor del Eurofighter, el cual contemplamos tras tres cristales blindados. En la siguiente sala vemos el gigante carrito llamado cariñosamente por los operarios como la “cuna” el cual es usado para transportar el turbofán. El motor (Eurojet EJ200) lo encontramos suspendido del techo en la siguiente cámara, a la cual se accede tras pasar por dos puertas blindadas. En un golpe de suerte se nos comunica que van a poner en funcionamiento el motor para realizar una prueba, hecho del cual nos impresiona el ensordecedor ruido que hace, funcionando solo en ralentí y tras una puerta blindada. No obstante, impresiona aún más cuando activan el sistema de postcombustión con la llama generada en la tobera, además de su consumo, de hasta cuatro litros por segundo, así como las vibraciones generadas por este a pesar de estar tras dos muros de hormigón y blindajes y el ruido generado por el aire que sale del edificio al abrir la puerta exterior.

Banco de prueba del Ala 11

Seguidamente llegamos a la nave del taller de motores donde pudimos ver las diversas secciones del diseño modular, así como los diversos componentes y sistemas de almacenamiento.

Para terminar la visita accedemos a las pistas para ver el avión en sí.  El Eurofighter que dejan a nuestra disposición es biplaza, sacándonos una foto de grupo con él. Entre los operarios que nos acompaña junto al avión, se encuentra un ingeniero aeronáutico que nos cuenta algunas de las características más importantes de la aeronave, como el hecho de que el radar de por si sólo equivalga en precio a la aeronave entera. En pista podemos también ver algunos Globemasters y Osprey del ejército americano. Seguidamente volvemos al bus para iniciar nuestro viaje de vuelta tras una mañana de nuevas experiencias. Sin duda una visita pendiente a repetir.

Foto de grupo frente al Eurofighter


22/02/2018